En el mes de Noviembre del año 1997, como consecuencia de diferentes formas de ver la política vecinal en Castellón, acordaron varios dirigentes vecinales formar una nueva Agrupación de Asociaciones de Vecinos. Esta reunión se celebró el día 03/02/1998, estando presente las asociaciones:
El Faro, Virgen del Pilar Benadresa, Virgen de Lidón, San Miguel, La Marjalería, San Pablo, Tir de Colom, Objetivo 2000, Playa del Pinar, Golf Azahar, Serradal Aeroclub, Las Galeras, San Agustín y San Marcos, Grupo Reyes Crta. Alcora, San Jaime, Santa Teresa, Els Mestrets, Tombatossals, Asociación Gitana.
Se suscribieron las siguientes bases para su funcionamiento :
PRIMERA.- Su firme voluntad de constituir una Coordinadora Local de Asociaciones de Vecinos, cuya finalidad sea aunar los esfuerzos de todos en pro de un mayor entendimiento entre las mismas, los vecinos y las instituciones.
SEGUNDA.- Esta Coordinadora surge como necesidad, ante la gran confusión de siglas y proliferación de autodenominados representantes vecinales por quienes no nos sentimos representados que imprudentemente se arrogan la representatividad de todos los vecinos de Castellón, cuando sólo hablan en nombre de ellos mismos.
TERCERA.- Nos declaramos independientes y ajenos a cualquier movimiento o partido político. Sólo perseguimos el di´logo y el entendimiento con las diferentes instituciones, al margen del signo político que puedan representar en cada momento.
CUARTO.- Cada una de las Asociaciones de Vecinos firmantes se reserva el derecho de actuar independientemente de las demás en la defensa de los derechos de cada uno de sus propios asociados, y unirán sus esfuerzos en la defensa de los intereses comunes de todos.
QUINTO.- Consideramos que las vías del diálogo y la negociación conducen a solucionar los problemas individuales y comunes, y sólo ejercitar medidas de presión cuando las vías del diálogo estén agotadas.
SEXTA.- Consideramos perjudicial para el movimiento vecinal el excesivo protagonismo y los frecuentes enfrentamientos que, no sabemos con que fines, han proliferado últimamente en dicho movimiento. Por ello renunciamos a seguir en esa línea de crispación, ya que consideramos que entre las finalidades del movimiento vecinal no sólo caben las reivindicaciones y medidas de presión. Estamos convencidos que es fundamental la colaboración con las instituciones, no sólo para resolver los problemas de la ciudad, sino también para ejercer una labor pedagógica encaminada a apreciar, cuidar y formar a nuestros vecinos.
SÉPTIMA.- Para evitar el protagonismo del presidente y otros cargos, formamos una junta gestora, cuya misión será gestionar la actuación de la Coordinadora. Cada área tendrá sus portavoces, que serán rotativos dependiendo de los temas a tratar.
OCTAVO.- Invitamos a todas las Asociaciones de Vecinos de nuestra ciudad que compartan estos principios a que se unan a éste esfuerzo colectivo, cuya única finalidad es servir a nuestra sociedad, obtener una mejor calidad de vida para los vecinos y hacer que nuestra ciudad sea más bella, más habitable y más humana, buscando el entendimiento entre todos sus habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *